Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Jacques Chessex se inspira en el arte español

(Fundación Antonio Pérez, Diputación de Cuenca, España)

El escritor helvético se revela ahora como pintor. Jacques Chessex, único suizo galardonado con el prestigioso premio literario francés "Goncourt", expone por primera vez su obra pictórica en Suiza. Antes lo hizo en España.

La inauguración de la muestra constituye toda una revelación en el mundo de las artes de la Suiza de expresión francesa.

Galardonado en 1973 con el premio Goncourt de las Letras, Jacques Chessex se ha dado a conocer a lo largo de su carrera literaria como uno de los más notables narradores helvéticos de habla francesa, y su fama se ha extendido por toda Europa. Sin embargo, hasta hace pocos días, el gran público desconocía sus talentos como pintor.

Uno de sus amigos, Pierre Canova, contó que obsequió al escritor con una escultura del dictador soviético, José Stalin. "Un día, estaba en su casa, me sacó un collage sobre el tema de Stalin, precisamente. Yo ya había visto sus dibujos con anterioridad, pero me impresioné esa vez por el valor pictórico de su obra. No era algo anexo, un pasatiempo de escritor. Le pregunté si tenía algunas más y me mostró unas doce, remarcables", indicó.

Ese fue el despegue de la vida pública de Chessex como pintor. Pero detrás de esas expresiones trasladadas al papel, había un trabajo dedicado, preciso, concentrado, que se remonta hasta el tiempo de su niñez. De hecho, Chessex dudó en asumir su carrera como escritor, porque las bellas artes le apasionaban tanto que se inscribió en la Academia como oyente. La influencia de su padre, sin embargo, hizo que la balanza se inclinara hacia las Letras.

Una revista recordó en días pasados que entre los 12 y los 15 años, el escritor pintaba sin cesar y frecuentaba a pintores como Jean Lecoultre, Pietro Sarto, Jacques Berger. Nunca cesó de escribir sobre la pintura y una de sus obras tempranas es precisamente "Los Dibujos de Picasso", publicada en 1960. Treinta años más tarde, en 1990, sacó "La Muerte y la Nada", un reconocimiento a la influencia de Antonio Saura en su vida y en su obra.

"Estaba listo, es todo", dice Chessex con relación a esta exposición en Lausana. "Pero nunca quise cargar eso como un proyecto. Y no estaba tranquilo antes de tener la opinión de mis amigos pintores", contó el nuevo pintor, que vive en Ropraz, un pueblo de los alrededores de la capital del cantón de Vaud.

Fue entonces cuando los dos amigos, Chessex y Canova, ambos artistas, decidieron montar la primera exposición del suizo. Y el sitio que seleccionaron no fue una casualidad. Del 30 de septiembre al 29 de octubre pasados, la ciudad española de Cuenca albergó unas 31 obras de su producción, constituyendo así su primera exposición mundial.

Ubicada a 200 kilómetros de Madrid, Cuenca posee unos 40 mil habitantes en la provincia de Castilla-La Mancha. Reconocida como un oasis en el desierto, también fue la ciudad que albergó al pintor español Antonio Saura durante más de 30 años, hasta su fallecimiento en 1998. Chessex y Canova quisieron rendir un homenaje al pintor español que tanto influyó en los dibujos y pinturas del primero.

El público español, por su lado, respondió entusiastamente a esta manifestación. Los críticos de arte valoraron la exposición, cuyas pinturas nunca sobrepasan el formato de papel A4; pero que impresionan al visitante de inmediato por sus coloridos, sus formas y su simbolismo.

Una vez terminada la etapa española de la muestra, las obras de Chessex regresaron a Suiza. Y es esta exposición titulada "Minotauro" de la galería de Lausana que se presenta por primera vez en este país. Son 51 obras en total que pueden, también, ser adquiridas por el público. Sus precios oscilan entre los mil y los 2 mil francos suizos.

Ese Minotauro, una especie de ogro con cabeza de toro, es el personaje que más aparece en las pinturas de Chessex. Hay minotauros toreros, minotauros crucificados, minotauros amantes.

"El Minotauro no es ni un anémico, ni alguien que haga ascos. Catorce cuernos de carne fresca no le asustaban. No sé por qué me complace pensar que tenía más hambre de la que creía y el vientre dispuesto a ingerir y digerir todo lo que su apetito visual le indicara (...) ¡Qué demonio! Estamos en literatura, en pintura y en mitología, como en la ladera escarpada y vehemente del mundo", escribió François Nourrissier en el catálogo de la exposición.

La muestra de la obra pictórica de Jacques Chessex en la Galería Planque, ubicada en el casco antiguo de Lausana, permanecerá abierta al público hasta el 31 de enero de 2001.

Enrique Dietiker

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes