Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El canciller austríaco, Christian Kern, asiste a una rueda de prensa en Salzburgo, Austria, el 23 de agosto de 2017

(afp_tickers)

Los dirigentes austríacos, recordando el precedente griego, se declararon hostiles a que un máximo de países de la Unión Europea adopten el euro como moneda, como desea el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

"Considero este concepto irreflexivo", declaró el canciller austríaco, el socialdemócrata Christian Kern, subrayando que la prioridad europea debía centrarse en la lucha contra el fraude fiscal y el dumping social y destacando que los criterios de Maastricht deben respetarse estrictamente.

"Hasta que todo esto no esté solucionado, una ampliación de la zona euro no tiene ningún sentido, ya que solo hará aumentar los problemas", dijo en la radio pública Ö1, mencionando el "ejemplo de Grecia".

En su discurso anual sobre el Estado de la Unión, el miércoles, Juncker recordó que el euro tiene "vocación de convertirse en la moneda única de toda la Unión Europea" y propuso la creación "de un instrumento de adhesión, ofreciendo asistencia de pre-adhesión técnica y a veces financiera".

El ministro austriaco de Exteriores, Sebastian Kurz (conservador), favorito para las elecciones legislativas anticipadas del 15 de octubre, también apuntó al caso griego.

En el mismo sentido se pronunció el líder del principal partido de la oposición, Heinz-Christian Strache (FPÖ extrema derecha).

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP