Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

#LavidaenSuiza Lactancia en Suiza: mitos y realidades

Kathrin Berger y Margrit Hagen, consultoras en lactancia (ILCA)

Margrit Hagen y Katrin Berger (vestida de blanco) en la consejería de lactancia del Hospital Universitario de Berna.

(swissinfo.ch)

El 95% de las madres dan el pecho a sus recién nacidos. Sin embargo, la experiencia de amamantar no está exenta de prejuicios tales como “tu leche es insuficiente”, “te arruinarás los senos”, o presiones de quienes suponen que “una buena madre” amamanta a toda costa. Dos expertas opinan sobre la lactancia en Suiza.

Katrin Berger y Margrit Hagen son consultoras certificadas en lactancia (IBCLCEEnlace externo) y hacen equipo en la Consejería de Lactancia Enlace externode la Clínica para Mujeres del Hospital Universitario de Berna (Inselspital). Además, tienen 30 años de experiencia como parteras profesionales. Conocen de cerca el sentir, las consideraciones y preocupaciones de las madres al momento de alimentar a sus neonatos. 

Este cúmulo de experiencias les han servido también en su actividad como auditoras en Suiza para otorgar la etiqueta de fomento a la lactancia ‘Iniciativa Hospital Amigo del Niño' (IHANEnlace externo) del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la OMS, hoy en manos de 27 hospitales helvéticosEnlace externo.

swissinfo.ch: ¿Cómo responde Suiza a las recomendaciones de la OMS y el Unicef para fomentar la lactancia?

Katrin Berger:  El 95% de los niños reciben el seno materno en sus primeros días de vida. El Unicef y la OMS establecieron en 1992 la certificación de la ‘Iniciativa Hospital Amigo del Niño’ y en SuizaEnlace externo ha sido bien recibida. Y aunque actualmente no todas las maternidades buscan obtenerla, especialmente por el costo que implica (aprox. unos 10 000 francos suizos), la mayoría sigue los ‘Diez pasos para una lactancia materna eficazEnlace externo’ de la ONU. Además, el seguro médico obligatorio asume los costos de tres consejerías sobre lactancia. Esto repercute en el buen nivel de lactancia.

swissinfo.ch: ¿Cuánto tiempo amamantan las madres en Suiza en promedio?

Margrit Hagen: Según un estudio nacional Enlace externode 2014, 31 semanas. En Suiza, como en otros países industrializados, las personas con mayor nivel de formación optan por amamantar por más tiempo a sus hijos, contrariamente a lo que ocurre en los países en desarrollo.

gráfico

Gráfico

swissinfo.ch: ¿Por qué considera necesaria la labor de las consejeras en lactancia en este Suiza?

Katrin Berger: La sociedad ha cambiado. Antes los conocimientos sobre la lactancia se transmitían en la familia, entre hermanas, y las diferencias generacionales no eran tan marcadas. Hoy vivimos más en solitario. Ya no se ven madres dando el pecho en sitios públicos. Las madres buscan ser asesoradas por profesionales. Además, dar el pecho es un proceso de aprendizaje que requiere de tiempo.  

Desde hace ocho años que iniciamos nuestra labor como consejeras de lactancia en esta clínica ha aumentado la demanda de nuestros servicios. La mayoría de las futuras madres se informan sobre el embarazo, pero no tanto sobre lactancia. Siempre es útil el consejo de un profesional para evitar o tratar patologías y evitar situaciones que conduzcan a un abrupto destete. La gran mayoría de los problemas relacionados con la lactancia tienen solución.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son los temas recurrentes en la consejería del Hospital Universitario de Berna?

Margrit Hagen: Dolor al amamantar, grietas en el pezón, congestión mamaria, mastitis, la preocupación de tener demasiada o poca leche, el destete, la lactancia mixta o la introducción de papillas, el ritmo de lactancia, la extracción manual o con sacaleches de la leche materna, entre otros. Ofrecemos una solución para cada mujer y su hijo durante los primeros días de vida del bebé y, si deciden amamantar, hasta el destete.

swissinfo.ch.: En las redes sociales, las madres piden el contacto de una “buena” consejera en lactancia. ¿De acuerdo con su experiencia, qué buscan concretamente?

Katrin BergerLas madres buscan respuestas a sus necesidades individuales, y, sobre todo, que no se les obligue a amamantar. Una buena consejera apoya a la madre que no quiere dar el pecho. Nuestro acompañamiento es fundamentalmente para respaldar la voluntad de la mujer y las necesidades del bebé, reforzar su relación y favorecer su bienestar. También les indicamos que no hay soluciones en 'blanco o negro', sino opciones intermedias. La base es transmitir información correcta para cada caso concreto. De ese modo, cada madre puede decidir con conocimiento de causa, sin mitos.

swissinfo.ch: ¿Subsisten entonces en Suiza mitos en torno a la lactancia?

Margrit Hagen: Sí. En ciertos entornos familiares subsisten comentarios que pueden provocar inseguridad a la madre, como "tu leche no sirve", "tu bebé pierde peso, dale mejor leche de fórmula" o "te arruinarás los senos". 

Otro ejemplo: Muchas madres creen que dar el seno es una capacidad hereditaria. Nos dicen: “Mi madre no pudo amamantar, así que yo tampoco”. Una cierta anatomía puede ser un impedimento, pero hay soluciones. O algunas mujeres creen que con una infección en el seno o con la ingestión de un medicamento deben destetar. Nada más lejos. Las consejeras saben qué medicamentos pueden tomar sin suspender la lactancia y cómo incentivar la producción de leche.

swissinfo.ch: ¿Mamar interesa a la ciencia, a la sociedad?

Katrin Berger: Antes no interesaba a la ciencia. Los primeros conocimientos sobre lactancia provinieron de la medicina veterinaria, como, por ejemplo, cómo tratar una infección mamaria. Dispusimos entonces de los primeros estudios que se transfirieron a la lactancia humana. Hoy podemos decir que hay investigaciones y formación, pero falta mayor difusión y mayor interés por parte de todos los miembros de la sociedad para abordar la lactancia humana como aporte social y no como una carga.

swissinfo.ch: Justamente, en Suiza en 2014 se introdujo la ley que permite la lactancia en horas de trabajo.

Margrit Hagen: Sí, sobre el papel ya existe, pero en la práctica Suiza está en pañales. También amamantar en lugares públicos se ha olvidado. Ahora predominan imágenes de senos al descubierto como símbolo sexual, pero no como fuente de vida, de alimento. Y en una sociedad que defiende una estructura inflexible y la independencia, el destete con frecuencia se produce pronto. En general, la mujer no puede imaginar extraerse la leche en el trabajo para conservarla y dársela después a su hijo o hablar con sus superiores sobre posibilidades para amamantar tras su vuelta a la vida laboral.

swissinfo.ch: ¿Socialmente, hemos olvidado la función alimenticia del seno?

Katrin Berger: La lactancia siempre ha sido un asunto íntimo, aunque consideramos que el papel de la mujer ha cambiado en la vida pública. ¿Qué valor tiene un bebé tomando el pecho en la sociedad? La lactancia ha dejado de verse como un acto acorde con nuestra especie. Creemos que algo se ha perdido en la imagen colectiva del seno humano. Nuestro deseo es que la gente sea de nuevo consciente de que la leche materna es el primer alimento del ser humano y que las mujeres puedan estar más con sus bebés, no solo durante las primeras 14 semanas del permiso de maternidad.

Empleo y lactancia en Suiza

Muy discutida por el sector empresarial, una legislaciónEnlace externo en vigor desde 2014 establece el derecho a amamantar durante las horas de trabajo, hasta que el bebé cumpla un año de edad.

La madre puede extraerse la leche o dar el pecho a su bebé en su propio centro laboral o fuera; en su casa o en la guardería, por ejemplo.

Las pausas de lactancia remuneradas se limitan en función de la duración de la jornada laboral:

≤ 4 horas de trabajo: 30 minutos

> 4 horas de trabajo: 60 minutos

> 7 horas de trabajo: 90 minutos

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes